23 nov. 2015

Sobre la editorial de La Nación

¿Por qué es tan importante ésta editorial?
 ¿Es sólo el hecho de la tergiversación histórica que realiza? ¡No!
 ¿Es el hecho que vuelva a poner en discusión la teoría de los dos demonios? ¡No!
 ¿Es sólo que representa la tradición política que en parte, ganó las elecciones de ayer? ¡No!

 En realidad, las tres preguntas formuladas encuentran su razón de ser en la indignación que generó, pero el trasfondo, la esencia de la problemática que se está poniendo en juego, es mucho más profunda y a su vez, demostrativa de cómo la gobernabilidad se ejecuta y problematiza en el país.
La editorial anónima - podría apuntarse a Escribano y/o Mitre por la pluma y la línea- viene a cumplir con una de las formas, producciones y reproducciones ideológicas, de presión institucional y directa, que la derecha debió fomentar para la instrumentación del corporativismo por el cual logró dejar en claro y presionar con los intereses específicos de clase que representa.

Los motivos y cómo se llegó a eso son largos y tendidos, y se recomienda para sintetizarlos leer los análisis de Waldo Ansaldi al respecto, pero hay que dejar en claro varias cosas:

 Por un lado, la realización de éste tipo de prácticas políticas por la derecha más liberal y conservadora del país es un factor esencial en el adocrinamiento y la posición política de grandes sectores de la sociedad, se puede visualizar en muchas de las consignas y premisas que hemos escuchado durante toda nuestra vidas, las repeticiones de "opiniones" que poca comprobación empírica tienen y que son reproducidas tanto desde sectores a los que repercute de manera directa en su condición material de vida, como de aquellos a que no, y que le hacen carne propia a definiciones ideológicas lavadas con el agua conservadora.

 Por otro lado, el diario La Nación, no es un medio que se nutra de esa falsa "falta de posicionamiento" con la que chamuyan los otros medios pretendidamente "imparciales".
 Todo lo contrario, ha sido durante el transcurso de toda la historia del país - democractica, dictatorial y pre democrática- exactamente la consigna teórica, llevada a la práctica tal cual, es decir, el diario ha servido y ha funcionado como "tribuna de doctrina", lema y consigna de la que no rehusan y continúa siendo el pié de sus editoriales.

 En estos términos, surge una editorial como la que está adjunta, titulada "No Más venganza", que sin entrar en su contenido político - ahistórico, falso, conservador, ilusorio, bla bla -viene a cumplir nuevamente con lo que históricamente los Mitre han hecho con su diario y el desarrollo ideológico de lo que representan: un condicionante a la gobernabilidad y la puesta en escena de sus intereses.
 Los ejemplos históricos sobran, con ésta nota, los integrantes que forjan ideológicamente la revista, buscan marcar el terreno al nuevo presidente electo, y el tinte con el que está redactado, como su posicionamiento que hoy - descubren muchos - se ubica ciento cincuenta años atrás, se explica porque por primera vez en la historia democrática, ésta fracción de la burguesía encuentra una expresión de su mismos intereses (o muy cercanos) y buscan marcar la agenda política de quien se sentará en Diciembre en el Sillón Rivadavia.
 Salvando las distancias, que radican en lo recién dicho, de la cercanía primeriza de un gobierno que ganó en votos a lo que ideológicamente y materialmente representan, los medios de comunicación masivos, han funcionado de ésta manera desde los inicios de nuestra historia, y no es una novedad. No sólo eso, cada vez que algún gobierno asume, la agenda es marcada anteriormente, podría ser explicado con algo muy cercano a una proclama, una extensión de pretensiones de apoyo y gobernabilidad. Las indicadas en ésta editorial, son la vuelta a la impunidad y la teoría ahistórica de los dos demonios, pero no es la primera vez que éste diario intenta imponer su agenda retrógrada y consevadora a un nuevo gobierno - si en éstos tintes tan directos-. Un gran amigo, y estudiante de sociología (por no decir sociólogo, debido que es al menos bastante más consecuente que muchos que tienen título) llamado Pedro Lacour​ me mostró ésto que vengo explayando, el intento de marcar agenda política que realizó éste mismo diario con el Gobierno de Néstor Kirchner. José Claudio Escribano, el 15 de Mayo de 2003 redactó una nota donde indicaba - no de manera lineal - cinco puntos para asegurar la gobernabilidad al gobierno que asumiría, dandole un año de existencia en caso de no cumplirlo. El debate no pasó desapercibido, y fue Horacio Verbitsky quien le salió al cruce, tres días después, a través del - en esa época - excelente Página 12. (Escribano, http://www.lanacion.com.ar/496350-treinta-y-seis-horas-de-un-carnaval-decadente Verbitsky http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-20265-2003-05-18.html).

 Los puntos de gobernabilidad pretendidos por La Nación, distaban bastante de los que Néstor Kirchner llevó adelante, que fueron - justamente-  los que evitaron su fracaso, y los que reestructuraron y reeinstitucionalizaron la democracia burguesa y su representatividad.
La Nación, a través de Escribano, reclamaba: el alineamiento inquebrantable con los Estados Unidos, el posicionamiento contra Cuba, la mano dura, posicionar su gobierno en la guerra sucia, y la puesta en disposicion ante los embajadores y los empresarios exteriores - sobre todo estadounidenses-.
Todo lo contrario, fue el posicionamiento del Kirchnerismo, en las demandas históricas de ciertos sectores del pueblo organizado, de la resistencia en los noventa, y demás elementos ya hablados los que lograron la desmovilización popular y sentaron las bases para la gobernabilidad, contrario en esencia, a la agenda que quería acrecentar La Nación.

 En fin, todo este mejunje de palabras, tenía el fin de aclarar algunas cosas, y poner en claro que ésto no es un hecho aislado de los medios de comunicación, mucho menos de éste diario, y que es otro de los mecanismos del ejercicio de poder y la disputa.

 PD: Clarificador, en cuanto a contenido refiere, es la publicación que realizó Daniel De Santis​ en su muro, en la que - entre otras cosas- indica: " Si alguién está cerca del atentado de París ese es el nacionalismo liberal de los Mitre. Asesinos de un millón de paraguayos en 1865-1970. Asesinatos comandados por Mitre abuelo como Jefe del la fuerzas aliadas con el Brasil"

 http://www.lanacion.com.ar/1847930-no-mas-venganza

No hay comentarios:

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails