29 oct. 2014

De delirios y subversiones- Vicente Zito Lema

Subversión es una palabra que no han podido devorar los medios de comunicación burgueses, ni el pensamiento de la quietud, ni el pensamiento de la destrucción por la destrucción. Subversión tiene una carga tan poderosa, porque incluso es una carga que se liga con el dolor de una generación, a nosotros nos han perseguido, nos han combatido, yo no voy a hablar como eje de nada, pero tampoco puedo negar que he sido un hombre perseguido, que he sufrido atentados, que tuve que vivir en el exilio muchos años, y siempre bajo la excusa de ser yo un subversivo.
Y a mis amigos, que les pasó peor que a mí  (…) y mis compañeros, mis mejores amigos, han sido asesinados, esa es la realidad. Y el exilio no es joda, y sufrimos exilio, y sufrimos cárcel, persecuciones, censura, y la propia muerte, siempre bajo una misma palabra que nos marcaba, que justificaba lo que nos pasaba: el poder diciendo “ahí está el mal, el mal de la subversión, el mal de los malditos” (…)
Como decía mi amigo Cortázar, tenemos una lucha profunda con las palabras, cada uno tiene un rol (…) yo quiero reivindicar la palabra delirio, no la quiero castigar, quiero reivindicar la palabra subversión, no la quiero dejar con una mancha de muerte como la que nos pusieron sobre nosotros. Para mí, subvertir el orden es la posibilidad de generar un oren de amor, de belleza, de justicia, un orden que no sea el orden de la cultura de la muerte (…)
Si no se subvierte el orden que nos ha dado el poder, no vamos a construir lo nuevo, no es que vos podes construir lo nuevo, al costado de lo podrido (…) ahí no hay vuelta, el que quiere engañarse, que se engañe, pero yo a ésta altura de mi partido, que soy ya un hombre grande, que en el espejo tiene que mostrar su cara, no su máscara, porque no tengo tiempo para máscara, no me voy a engañar a mí mismo, éste orden hay que subvertirlo, cambiarlo de cuajo, porque vos no podes construir amor sobre una sociedad basada en la antropofagia, acá al más débil se lo devora, no es que se lo levanta, el que está en la calle es pisoteado, o es visto en una indiferencia  (…) es un mundo atroz (…)
Las imágenes de los niños deformados de hambre, muertos antes de nacer, es algo tan monstruoso que uno dice ‘¿Para qué existe la civilización humana?’, si uno es capaz de pensar al mundo como un conjunto, salís espantado. El tema es qué se hace con tanto espanto, algunos, superados por el mismo, no querés ver más nada, entonces empezas a cerrar las ventanas del mundo (…) y termina reducido a su mundo propio, y a lo mejor, al mundo propio y el de su inmediatez, sus amigos, sus familiares.
  

Oír entero https://marencoche.wordpress.com/2012/03/05/destruir-y-construir/

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails