20 ago. 2014

El transeúnte en toda tierra

1/08/11, viajé a Córdoba y sentía eso.
7/08/14, laburando todo el día, todavía me levanto y lo siento.

Asco me da viajar por la ruta cuando una familia es lanzada hoy por el sistema a la calle.
Asco me dan las rutas interminables con los agujeros, cuando el único agujero que tiene un obrero es la pocilga donde guarda sus pertenencias.
El sol ilumina apaciblemente los campos que rodean la carretera, su reflejo hace brillar las bondades de nuestras tierras..
¿Dije nuestras tierras?
Me corrijo, tierras de dones y aristócratas, viejas familias golpistas que poco hicieron para ganar todo nuestro suelo.
Asco me dan ellos, como también me doy asco yo.

Me da asco viajar a Córdoba cuando los pobres viajan a una fosa común.
Me marea el sólo escuchar hablar a cierta gente, me repugna hablarle a otra y hasta me hace vomitar tener que hacer ambas.
Me da asco la iglesia con su jerarquía y dominación.
Me da asco por completo, mi odio se sale de mí del todo cuando predican un mundo mejor tras la muerte legitimando la pobreza y explotación.
Asco me da que todas las religiones se crean LA verdadera y tengan tanto apoyo por impregnar el miedo en la gente en el miedo a lo desconocido.
Si el mundo mejor está una vez hechos fiambre... ¿Por qué no nos hacen un favor y se matan todos juntos?

Asco me da la gente que trata a un perro mejor que a una persona.
Al animal le compra ropa y al linyera le regalan la muerte.
Asco me da Palermo, asco me da Recoleta, como Devoto y toda Av. Libertador.
Asco me da que mi pueblo se trague la mentira de la falsa conciencia y la superestructura repitiéndola como suya, como su verdad.
Asco me da la televisión como todos los medios de desinformación..
¡Y qué decir de aquellos de incomunicación!
Lloro cuando veo las consecuencias de este sistema,
cuando veo su asqueroso capital cultural, sus publicidades,
y por paralelamente, hay un pibe fumando paco en algún furgón de algún mugroso tren.
Con algo de pena digo que me da asco Bourdieu con su ideología del don, asco me da Sartre y su intelectual dilatante, el eterno aprendiz.

Asco me da ver un pelotero a medio llenar porque la mitad de los niños que faltan están lavando vidrios en algún semáforo vendiendo la inocencia,
Me da asco saber nombres como Silvia Suller o Moria Casan y no el de mis hermanos caídos en combate o aquellos que labran día a día la tierra.
Asco me da el ejército que dispara contra su pueblo y la policia asesina.
Me da bronca que se encierre a lo diferente y se busque y libere a lo igual.

En fin, hoy, y tal vez mañana, todo me da asco.

Juan Agustín Maraggi

No hay comentarios:

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails