27 may. 2014

Raymundo Gleyzer, a 38 años, el cine como arma para el Hombre Nuevo
























Hoy se cumplen 38 desde que la dictadura genocida se 'chupó' a Raymundo Gleyzer en la puerta del Sindicato Cinematográfico Argentino.
Perdimos así, no sólo a un compañero, sino a uno de los cineastas con más futuro en nuestro país y que en la clandestinidad, escondido en la plena luz, a la sombra de algún burgués o tras las cámaras de los grandes medios, realizó unas joyas para el cine argentino y latinoamericano.
Casi catorce mil días después de que lo hicieron desaparecer, su corto 'Me matan si no trabajo, y si trabajo me matan' sigue manteniendo la frescura y actualidad intacta que hacen que verlo siga estremeciendo la piel y a cualquier laburante sentirse identificado.

Raymundo Gleyzer está hoy desaparecido pero su testimonio desgarrador y sus épicas películas pueden encontrarse disponibles gracias a algunos valientes que se animaron a sacar las cintas del país para que no desaparecieran en la nada.
Su frase lo describió a la perfección "Nosotros no hacemos films para morir, sino para vivir, para vivir mejor. Y si se nos va la vida en ello, vendrán otros que continuaran... ".
Sus películas no eran precisamente para el mercado, sino que eran un arma cargada a punto de explotar, una forma de contrainformación, en definitiva, cine para los que día a día sienten el peso de las cadenas.




No hay comentarios:

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails