5 sept. 2013

Entrevista a Diego Montón, referente Campesino sobre la función de la Tierra


Tarde pero seguro, para la Revista Mascaró de Julio, entrevisté telefónicamente a Diego Montón, referente del
Movimiento Nacional Campesino Indígena Argentino y miembro de la secretaría operativa continental de la CLOC-Vía Campesina.
Intentando investigar sobre la "Función de la Tierra" y las posibles salidas a ésta suerte de "Reforma Agraria Inversa" que se extiende a lo ancho y largo del país en la actualidad, salió ésta nota:


Mascaró: Durante estos diez años que hubo de Kirchnerismo, se mencionó y se tuvo un discurso Popular, levantándose las banderas de los DDHH y accionando con ciertas medidas, con respecto a estos. La pregunta que cabe es cómo se traspasa éste discurso en estos años del Gobierno en cuanto a  la realidad que viven los pueblos originarios.




Diego Montón: El discurso y la política en cuanto a Derechos Humanos presenta acciónes contradictorias, para nosotros han habido varios hechos concretos que se han desarrollado de manera positiva en cuanto a éstos, que tienen que ver principalmente con el avance a los Juicios a los responsables de la última dictadura militar, y tiene que ver también con cierto avance en reducir la represión a la lucha social.
Para nosotros si han habido políticas del Gobierno Nacional en esa dirección. Sin embargo, tomando el concepto de Derechos Humanos como un concepto amplio, en el caso del derecho a la alimentación, que está directamente vinculado al acceso a la tierra y a la garantía y a la permanencia en la tierra y en el campo, en ese sentido la ofensiva de las trasnacionales a penetrado profundamente en nuestro país.
Una ofensiva que tiene un carácter continental, es decir, que se ha desarrollado prácticamente en todo el territorio de América Latina y en eso, las comunidades campesinas y los Pueblos Originarios  hemos sufrido un degrado muchas veces en nuestros derechos, sobre todo en la pérdida de los territorios, en los avances de las fronteras agropecuarias en los territorios indígenas y también muchas veces vinculado a la criminalización de la lucha social y campesina.
En ese sentido si, es importante reconocer y subrayar, de manera negativa, el rol del poder judicial, y también de algunos elementos de la constitución porque soslaya la cuestión de la propiedad privada, y el código civil demarca una idea y una forma de la propiedad en sentido de la lógica del capital y no de la lógica de muchas culturas campesinas e indígenas que tienen que ver con el uso comunitario de la tierra y de los bienes naturales.
Es necesario en ese aspecto hay que insistir en el rol del Poder Judicial, porque muchas veces son los mismos fiscales los que en diferentes conflictos, en cuanto a la posesión de la tierra, de un territorio han sido trasladados de la justicia civil a la justicia penal, criminalizando a los campesinos, tildándolos de usurpadores, perturbadores de la propiedad, y de muchas maneras desnaturalizando conflictos que tienen que ver con derechos civiles del uso de la tierra llevándolos a la justicia penal.
Esto tiene que ver con una larga tradición de la justicia que durante doscientos años han actuado mediante la misma lógica.

M: Claro, ustedes tienen una contabilidad que llega a quinientos campesinos procesados.

D.M: Si, más de quinientos campesinos procesados por diferentes hechos. Muchos de los cuales están basados en esta idea del código penal que decía de la usurpación, pero hay otros que tienen que ver con estrategias de jueces y terratenientes con la idea de “asociación ilícita”, amenazas, daños, distintas carátulas que han ido desarrollando para procesar a compañeros.

M: Para los diez años del Kirchnerismo, tanto el Movimiento Nacional Campesino Indígena, como ciertas organizaciones que vienen del campo popular, movimientos sociales, movimientos campesinos y de pueblos originarios han redactado un comunicado en el cual expresaban diez puntos programáticos – la tierra, el trabajo y la dignidad en el campo como fundamentales- como una manera de superar estas limitaciones y contradicciones que tiene el Kirchnerismo, entonces: ¿Cuáles creen ustedes o serían las políticas verdaderamente populares en esta superación?

D.M: Para nosotros nos encontramos en un proceso de subordinación de nuestra cultura y la lógica de producción de alimentos a la lógica de producción trasnacionales, es decir, a la lógica de capitales financiero especulativo, bajo esta, no solamente en territorios se van entrando en una lucha profunda, sino también en general otros elementos claves del desarrollo de todo el pueblo argentino,  por ejemplo el desarrollo del mercado interno de alimento.
Hoy está claro que hay una contradicción muy importante que el modelo actual no la puede resolver, que tiene que ver con que la concentración de toda la cadena alimentaria le da poder a todas las corporaciones de producir aumentos sostenidos de los precios de los alimentos que nos afectan a todos y cada uno de los argentinos.
Otro elemento concreto que creemos que es muy grave tiene que ver con el uso masivo de los agro-tóxicos, en ese sentido no solamente somos los pueblos rurales los que sufrimos sus consecuencias, sino también los pueblos urbanos, mencionábamos hace unos días un informe del INTI, en el cual explicaban que a madres de Buenos Aires le habían analizado su leche materna y más del 90% presentaban agrotóxicos en su contenido.
Ahí pensamos que hay otro elemento concreto que tiene que ver con ese modelo agropecuario de los agronegocios que nos está llevando a un camino del que podemos hablar casi como destrucción.
Uno de los elementos claves para resolver estos dilemas concretos tienen que ver con generar mecanismos que le pongan límites al desarrollo de los agronegocios, y por otro lado, promover el desarrollo de la agricultura campesina de base agriecológica y pensando en un horizonte de soberanía alimentaria. Hay que insistir en la suspensión de los desalojos de comunidades campesinas e indígenas, y hacen falta de políticas integrales que promuevan la agricultura campesina con subsidios, con desarrollo del mercado interno, con un Estado que asuma la compra de los productos y su distribución para los distintos comedores y planes que éste tiene.
Vinculados a otra discusión que se tiene ahora que tiene que ver con cómo profundizar la democracia, nosotros creemos que en el marco de esta subordinación de las cadenas alimentarias a las trasnacionales, es muy difícil que cualquier gobierno, más allá de lo que se pueda pensar de sus intenciones, pueda establecer avances populares significativos.
Porque son herramientas importantes las que tienen estas corporaciones para generar desestabilización, pudiendo aumentar el precio de los alimentos o crear desabastecimiento como ha sido el caso de Venezuela.

M: Y el problema de la tierra, la concentración y sus poseedores es un conflicto y una lucha que tiene mucho más de doscientos años, incluso precede a muchos modos de producción que existieron, nos diste ciertas herramientas y propuestas que proponen para la superación de esta situación, pero ¿Cómo se ve hoy el tema de la reforma agraria? Siendo que hoy nos encontramos ante una reforma pero que es inversa, en algún sentido, a la que podríamos aspirar por cómo se lleva adelante la extranjerización de la tierra.

D.M: Para nosotros venimos de un proceso de concentración de la tierra en el cual la ofensiva del capital financiero ha acelerado un proceso de concentración que ya existía, creemos que para que una reforma agraria sea posible, es necesario que el movimiento popular y social en su conjunto lo asuma como una necesidad y como un elemento estratégico de un proyecto popular que englobe la sociedad y las estrategias que tenemos que usar para constuir una nueva.
En ese sentido pensamos que el primer elemento fundamental es una alianza entre los movimientos campesinos y los movimientos sociales urbanos, así como movimientos de resistencia a la minería, extractivismo, también movimientos de consumidores, de trabajadores, de desocupados y fábricas auto-gestionadas, en fin, creemos que es necesario poder avanzar en alianzas estratégicas que puedan tomar a la reforma agraria como uno de los pilares para ese proyecto popular, y así, vamos a tener más condiciones de las que tenemos hoy para poder impulsarla.
Creemos que una reforma agraria jamás va a poder ser impulsada desde un gobierno, más allá de su color, sino que una reforma agraria sólo va a poder ser llevada adelante cuando las fuerzas populares en su conjunto lo logremos implementar, hablando de una reforma agraria integral, pensando en una redistribución masiva de tierras, pensando no solamente en las poblaciones rurales que hoy no tienen acceso a la tierra, sino también en las miles de familias que están concentradas y precarizadas en las ciudades y creemos que es imprescindible que retornen al campo.
Entonces también cuando hablamos de reforma agraria pensamos en una reestructuración geopolítica de la argentina donde podamos poblar realmente nuestro territorio.

Para ver el análisis y la nota completa clickéa en la imágen de abajo:


No hay comentarios:

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails