15 mar. 2012

Volviendo a la realidad

Después de casi un mes de viajar por Bolivia y Perú volví a los pagos, volví a la cotidianeidad.
Es raro ¿no? volver a un lugar donde uno ya no se siente parte.
Volver a un lugar y sentirse dueño de toda una tierra explotada, casi marchita de existencia de tantos pisotones.
Es difícil comprender cómo achicar nuevamente la visión a la vida monótona cuando comprendí que mi suelo no está donde vivo sino en todo el continente, cuando comprobé que cruzar una frontera es sólo una institución represiva, no un río de fuego con bárbaros atacando.
Donde encontré gente con nuestros mismos problemas, mismas inquietudes pero sólo llamados de diferente nacionalidad.
¿Cómo volver ahora a vivir sin vivir después de tanto? Es como levantarse sin un propósito.. o tal vez el propósito sea ese, a futuro, su liberación... nuestra liberación.
En fin,  volví, pero realmente no se si volví, si mi mente esta acá o allá.
Mi cuerpo está acá, lo siento, tengo dos brazos, dos piernas, dos ojos que a veces ni siquiera miran... o miran mucho, pero el problema no es lo físico, sino lo intangible, lo que no encuentro, lo que perdí...
Tal vez esté allá mi alma, en Potosí, o en Cusco, Tarata o en la zona urbana del propio Machu Pichu, no sé, estoy seguro que volverá, como volvió mi cuerpo, cargado de energías que me hagan mover piedras y barreras para cambiar todo.

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails