27 dic. 2012

El Oso polar, los medios y cómo evitar abordar el problema de fondo

Escribir sobre los medios de comunicación es uno de los temas que más me gusta.
Para comprender un poco más cómo se da la manipulación y de qué manera se genera la opinión pública desde los medios masivos de comunicación vamos a hacer lo siguiente:
Estas fueron algunos de los titulares, y un resumen de lo más importante de cada nota, en cuanto a la muerte del Oso (no)polar en el zoológico porteño.
Prestemos atención a algo que venimos haciendo notar hace bastante en este blog, la astucia que tienen los medios de comunicación para abordar un tema sin hacer la crítica de fondo y estructural que debería hacerse sobre el mismo.
Es decir, se basaron en mostrar al Oso, pedir por las redes fotos de la gente con el animal, hablar cómo había vivido y cómo la gente estaba afligida sobre su partida, pero no en el por qué de ese animal ahí, y de los zoológicos en sí.



 











Título: "Winner no aguantó el sofocón"




Título: "Tras la muerte de Winner, dicen que el zoo se cae a pedazos"





La Razón







Ahora que vimos cómo los medios (des)informan sobre la muerte de "Winner" el oso polar que lleva nueve generaciones de adaptación y transformación corporal pensemos un poco colectivamente...
Supongo yo, y no sólo eso, sino que lo sostengo, que el primer error intencionado de los medios de comunicación es la naturalización del modo de producción capitalista.
Es debido a su interés particular de clase, clara y predominantemente burgués, que intentan universalizar mediante la creación de vías monopólicas de comunicación. 
Este interés es el que los lleva, tanto a sus diferentes CEOs, su grupo editorial, como a todos sus colaboradores y voceros a actuar - algunos conscientes, otros inconscientemente - de la manera en que lo hacen, naturalizando los medios de producción, la producción de información y ciencia de este sistema y a su sostén principal, la explotación del hombre por el hombre y la propiedad privada.
Es esta naturalización que los medios de comunicación producen y reproducen la que lleva a tomar la muerte del oso polar de esa manera.
Veamoslo de manera más simple y esquemática:
En la cobertura mediática sobre el caso se ha naturalizado la existencia de los zoológicos, como algo natural, normal y común, algo que se desprende como inherente de la vida misma del hombre.
Es esta Sociedad la que ha encerrado tanto a hombres como a animales, obligándolos a moldearse a las costumbres y el disciplinamiento social que se fue generando, ya sea desde las clases altas, o desde la respuesta misma a la interacción del humano con la naturaleza, la transformación y negación de la misma, como también del intercambio que genera en base a esta con el otro humano.
Con sólo revisar la historia - no es necesario ampliar más este punto- podremos notar que la naturalización del encierro del hombre y del animal es una falacia, por no ser el producto de una naturaleza intrínseca del hombre, sino el resultado de diferentes procesos históricos, entre los cuales podemos notar: la manera en cómo se fueron desarrollando los medios de producción, y cómo los hombres fueron reacomodándose ante la estructura de clases, la expansión del sistema y la estructura que necesitaba el mismo, el poblamiento del mundo en base a las necesidades expansivas estructurales, las necesidades alimenticias y de protección física, etc.
La naturalización que se hace es absurda, es decir, lo lógico sería pensar lo contrario. Ha sido el desarrollo de esta Sociedad el que la ha dividido, y ha hecho de los burgos, las metrópolis ciudades con determinadas características.
Lo natural no es el encierro que esta sociedad determina. Los encierros humanos y animales, donde hay una selva de cemento - la ciudad- y una selva real, allá afuera rodeada de nuestras estructuras edilicias pero que todavía existen y resisten.
Lo natural no es que a los animales se los drogue y ponga atrás de un vidrio para exhibirlos, son los animales entonces, otra parte del show mediático social que han creado y del cual nos han rodeado.
Tan antinatural es este sistema, tan creado por el hombre es, que no sólo que talamos los árboles, y construimos edificios arriba, o producimos con ellos, sino que los árboles debemos plantarlos nosotros y no ellos reproducirse naturalmente.
Es necesario desnaturalizar para comprender qué tenemos en frente, cómo nos intentan embaucar constantemente, y cómo nos construyen con constancia una realidad que no es tal.
 ¿Los animales son los peligrosos? ¿O lo somos nosotros? 
Ese Oso nunca debió ser parte de nuestro hábitat, porque tiene el suyo propio, en el Artico Norte. 
Nosotros, los hombres y mujeres, que construimos, producimos y reproducimos transformando la naturaleza que nos rodea, y así creando nuestro hábitat seguimos condenando a este planeta, a los animales en él, y a nuestra especie misma.
En conclusión, no les dejemos todo regalado a los empresarios mediáticos, la vida y muerte es natural, no lo es el sistema que lo condujo a ese oso a la muerte. 
No es natural cómo vivió, de qué formó parte, y de qué estuvo rodeado. Es necesario desnaturalizar los elementos que son el resultado de la producción humana para comprender cómo funcionan estos medios.
En la cobertura que se hizo, se olvidaron de lo fundamental, para que éste sistema siga vivo, es necesario seguir extendiéndose, eso significa a sabiendas, el mayor retroceso de vida de las clases populares, la extensión territorial de las metrópolis, como la expansión sobre el agua, los bosques y la explotación de los minerales no renovables y continuar naturalizando este proceso, para seguir encontrando consenso y paz social.
Es entonces, natural comer vivir y reproducirse, no un zoológico, ni todos los fenómenos sociales que se agregan al comer, vivir y reproducirse.
El momento era el de debatir el sistema político y por qué se da la existencia de zoológicos, no de lamentarse por la muerte del animal.
Porque es fácil hablar sobre la muerte de Winner, pero no sobre la explotación y el motivo por el cual a los animales hay que visitarlos dopados en alguna que otra cárcel a cielo abierto.



No hay comentarios:

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails