6 nov. 2012

Poesía palestina, poesía de la opresión por Rafeef Ziadah


Soy de aquellos que sostiene que una gran parte de la realidad se puede apresar mediante las creaciones de la cultura.
La poesía, es una de las herramientas fundamentales de esto.
La poesía del oprimido es la que explota y deja entrever grandes espacios de realidad.
Me refiero a que creo que la poesía más hermosa, y a la vez, más real, es la poesía que viene desde el explotado, cuando se habla desde y por esta opresión.
Opresión en el sentido amplio de la palabra, no sólo en términos de una clase por sobre otra, sino en todos los sentidos.


Hoy no saldremos del molde, Rafeef Ziadah es una recitadora y activista palestina, que dedica su primer CD a aquellos niños que osan continuar remotando barriletes cuando las bombas caen a su costado y bajo el vuelo rapaz de los cazas F16.
Su poesía viene desde, tal vez, una de las opresiones más grandes existentes, la ocupación: esa vivencia cotidiana en sitios minados de bombas terrestres, de aire, y nucleares.
De muertes, de torturas... de opresión.

La autora explica que escribió el poema en uno de los bombardeos a la Franja de Gaza entre 2008 y 2009.
Era la encargada de hablar con los medios de comunicación internacionales, y se mantuvo despierta toda la noche mientras practicaba su pronunciación en el ingles. (Parece ser que a los palestinos les cuesta pronunciar la P y la pronuncian como una B).
Al otro día, uno de los periodistas le preguntó una de las mentiras que más se arremate contra Palestina, omitiendo que hacía esa pregunta en un sitio rodeado de muros - más altos incluso que aquél de Berlin y del Apartheid-, y bombardeado meses enteros: “¿No crees que todo estaría bien si simplemente dejasen de enseñar a sus hijos a odiar?”

Rafeef explica que no se enojó, sino que respondió de manera diplomática y políticamente correcta, pero escribió el siguiente poema, que, sin continuar demasiado, es una genialidad.

"Nosotros enseñamos vida, señor"

Hoy,
mi cuerpo
fue una masacre televisiva.

Hoy,
mi cuerpo
fue una masacre televisiva,
que tuvo que adaptarse
a clips de sonido
y limitación de palabras,

Hoy,
mi cuerpo
fue una masacre televisiva,
que tuvo que adaptarse
a clips de sonido
y limitación de palabras,
lo suficientemente
rellenadas con estadísticas,
contadores, medidas, respuestas,
para las que he tenido
que perfeccionar mi inglés
y he aprendido mis resoluciones
de las Naciones Unidas
pero aún así,
él me ha preguntado:

“Srta. Ziadah,
no piensa que todo se arreglaría
si dejasen de enseñar tanto odio a sus niños?”

Pausa.

Busqué dentro de mí la fortaleza
para ser paciente,
pero la paciencia
no está en la punta de mi lengua
mientras las bombas
caen sobre Gaza,
la paciencia simplemente
se ha escapado de mí.
Pausa.

Sonríe.

Nosotros enseñamos vida, señor.
Raffeef
recuerda sonreír.

Pausa.

Nosotros enseñamos vida, señor.
nosotros, los palestinos,
enseñamos vida
después de que ellos
hayan ocupado el último cielo.

Nosotros,
enseñamos vida
después de que ellos
hayan construido sus asentamientos
y sus muros del Apartheid,
después del último cielo.

Nosotros enseñamos vida, señor.
pero hoy,
mi cuerpo
fue una masacre televisiva
fabricada para adaptarse
a clips de sonido
y limitación de palabras.

"Pero, danos tan sólo
una historia
una historia humana
sabes,
esto no es política
nosotros tan sólo queremos
hablarle a la gente sobre ti y tu gente
así que, danos
una historia humana
no menciones las palabras
Apartheid y ocupación
esto no es política
tienes que ayudarme,
como periodista
a ayudarte a contar tu historia,
la cual no es una historia política."

Hoy,
mi cuerpo
fue una masacre televisiva
"¿Qué hay si nos das la historia
de una mujer en Gaza
que necesita medicación?
¿Qué hay acerca de ti?
¿Tienes
para cubrir a su hijo,
entregarme a tu muerto,
y darme la lista de sus nombres
en un límite de 1200 palabras?"

Hoy,
mi cuerpo
fue una masacre televisiva
fabricada para adaptarse
a clips de sonido
y limitación de palabras
y movido por aquellos insensibles
a la sangre de terroristas.

Pero ellos lo sienten.
lo sienten
por el asedio sobre Gaza.
Así que les dí las resoluciones
de las Naciones Unidas,
y las estadísticas,
y lo condenamos,
y lo lamentamos,
y lo rechazamos.
Estos no son dos bandos iguales:
ocupante y ocupado,
y un centenar de muertos,
dos centenares de muertos,
y un millar de muertos
y entre medio
de este crimen de guerra y masacre,
he construido palabras
y una sonrisa no exótica,
sonrisa no terrorista,
y conté y reconté,
un centenar de muertos,
dos centenares de muertos,
un millar de muertos,

¿Hay alguien ahí afuera?

¿Habrá alguien que escuche?

Desearía poder plañir
sobre sus cuerpos,
desearía simplemente
poder correr allí,
a cada campo de refugiados
y sostener a cada niño,
taparles los oídos
para que no tuvieran que escuchar
el sonido de las bombas
por el resto de sus vidas,
como yo hago.

Hoy,
mi cuerpo
fue una masacre televisiva,
y déjenme decir:
que no hay nada
que sus resoluciones
de las Naciones Unidas
hayan hecho jamás
sobre esto.

Y ningún clip de sonido,
ningún clip de sonido
que haga,
no importa cuán buen inglés tenga,
ningún clip de sonido
ningún clip de sonido
ningún clip de sonido
ningún clip de sonido
les devolverá a la vida,
ningún clip de sonido,
arreglará esto.

Nosotros enseñamos vida, señor
Nosotros enseñamos vida, señor
Nosotros,
los palestinos,
nos levantamos cada mañana
para enseñarle al resto del mundo
Vida, señor.



Rafeef Ziadah


Por suerte se encuentra un video de la poeta recitándolo, por lo que espero que lo disfruten el doble:



Dentro de poco voy a terminar de corregir un trabajo de investigación que hice sobre Palestina, en cuanto lo haga, seguro lo muestre por aquí.

No hay comentarios:

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails