28 nov. 2012

Historia Archivada #1 La experiencia del poder popular en Chile


(En la parte de abajo del posteo está el documental de 30 minutos. Tom Cohen: Campamento Nueva Habana)
 

Introducción:
Dentro de la izquierda hay un eterno debate sobre la concepción del Poder.
Esta se puede resumir en algunas preguntas (aunque claro que son miles más) que usaremos para simplificar:
¿Qué es el poder? ¿Quiénes tienen el poder? ¿Cómo se obtiene el poder? ¿Es un objeto material o no? ¿El poder se lo cambia o se lo transforma?.
Durante las diferentes experiencias revolucionarias que se fueron desarrollando en América Latina y el mundo se les intentó de dar respuesta, nosotros claramente, sobre todo yo, personalmente, hemos optado por seguir comprometidos con determinadas respuestas.

A principios de 1970, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria chileno (MIR)  suspendió toda actividad armada por la victoria de Allende y la Unidad Popular.
Aprovechando el arduo comienzo de transformación de las instituciones burguesas y tener del otro lado a un Estado que no los perseguía, el MIR dedicó su militancia a la liberación de territorios y concientización de los campesinos y obreros.
El ejemplo del Poder Popular chileno y del MIR se trasluce en el Campamento "Nueva Habana", tal vez uno de los pocos, si no el único, dentro de un Estado Burgués.
Este era un campamento organizado por el MIR y 1500 familias sin techo dónde ni el ejército, ni la policía entraba.
Hablamos de una justicia, trabajo, milicias y educación popular, desde el pueblo y para el pueblo, dónde eran los ciudadanos mismos los que realizaban sus casas, producían y reproducían una nueva educación y vivían en la creación del hombre nuevo.
Durante el año 1970, Tom Cohen y Richard Peace documentaron el Campamento en un documental histórico, que sólo dura 30 minutos, se los dejo a continuación.



Poder Popular, Poder local, Poder doble o doble poder:

La realidad es que, el debate sobre las diferentes concepciones del poder, es fundamental para comprender de dónde vienen las diferentes corrientes políticas actuales, y por qué hacemos lo que hacemos.
Para entender a nivel general es recomendable el libro "Poder, Poder Popular y Hegemonía" de Guillermo Caviasca".
Y para profundizar en la postura que tomó el Guevarismo en los 70 sirve leer directamente a Santucho y su excelente "Poder Burgués y Poder Revolucionario".


Es necesario comprender que las concepciones que cada organización/ Partido/ Movimiento desarrolle sobre el Poder será determinante en su actividad posterior, como también en su militancia cotidiana.
Los debates se dan desde estrategias de poder, es decir, ¿insurrección? ¿Alianza con la burguesía? ¿Guerra Civil Prolongada?, hasta en el ámbito de la participación democrática o no.
Todos estos temas son partes, en realidad, de la concepción que se tiene del poder y de cómo alcanzarlo.

En el documental que dejo abajo, se habla de Poder Popular, pero a lo que realmente se refiere es al Poder Local, es decir una zona liberada donde se despliega un poder alternativo al Estado.

Para entender la distinción sólo hay que tener en cuenta la definición de tres diferentes tipos de poder.

Poder local: Como recién definimos, es una zona liberada en la cual el ejército ocupante o quien lo contenga posee libertad para moverse, imponer sus reglas y vivir bajo sus normas, ejemplo de esto ha sido "Nueva Habana" y lo son también los territorios de Chiapas liberados por el EZLN.

Doble poder: cuando hablamos de doble poder, o poder doble nos referimos al estado avanzado de la lucha de clases, en donde hay dos estructuras de poder en disputa.
Hay que comprender que no sólo nos referimos a guerrilleros, sino cuando hay ejércitos que se disputan el poder en un territorio y ambos son de la burguesía.
En este estadio, si tomamos el ejemplo de los ejércitos populares, es donde el ejército insurrecto tiene gran peso y puede dar batalla de par a par con el ejército burgués.

Poder Popular: Este es el grado de superación máximo del poder, dónde la correlación de fuerzas permite la existencia de un poder del ejército del pueblo real.
Caviasca lo define, y con gran certeza, como "la posibilidad de las clases oprimidas de desarrollar, por sus propios medios, formas políticas, sociales, culturales, económicas y militares. Entonces vemos que el poder popular lo que cuestiona centralmente es la capacidad de las clases dominantes de desarrollar la hegemonia".
Estamos hablando realmente de una democracia y un Gobierno del pueblo.
El poder popular se logrará dentro de un Poder Local, pero no es "EL" poder popular, sino limitado a ese sector.

El PRT y las corrientes del guevarismo, pero sobre todo el primero con Santucho a la cabeza, han desarrollado una estrategia de poder correspondiente con estas concepciones.
Este, en síntesis, era una unión entre las tres definiciones, dónde el desarrollo de un Ejército Revolucionario (E.R.P) combinado con la liberación de zonas a lo largo y ancho del país (Poder Local) daría lugar a un Doble Poder.
Que con el paso de la Guerra Civil Prolongada llegaría al Poder Popular.
La síntesis que hice acá para explicarlo es casi un sacrilegio ya que se asemeja a un reduccionismo, pero tal vez sirva esquemáticamente para comprenderlo.
Evidentemente el pensamiento teórico del PRT no era tan acotado a simples "pasos" a seguir para el triunfo de la revolución.
Para no dejarlo tan simple cito directamente a Santucho: " (...) el surgimiento del poder local debe ser resultado de un proceso general, nacional, donde aquí y allá, en el norte y en el sur, en el este y en el oeste, comiencen a constituirse organismos de poder popular comiencen las masas a tomar la responsabilidad de gobernar su zona.
Esa multiplicidad y extensión del poder local dificultará grandemente las
posibilidades represivas y hará viable que unidades guerrilleras locales de
pequeña y mediana envergadura defiendan exitosamente el nuevo poder.".




Campamento "Nueva Habana":
Una de las experiencias más
ricas en cuanto al Poder Popular es el Campamento Nueva Habana, por lo que lo abordaremos a continuación.

Sobre el campamento, específicamente, no hay mucha información circulando, ni en internet ni en las bibliotecas.
Es recomendable, pero extenso, leer la tésis doctoral de Boris Cofré Schmeisser titulada " Historia de los pobladores del campamento Nueva La Habana durante la Unidad Popular (1970-1973).

Durante las décadas de los '60 y '70 Chile vive una gran crisis habitacional, lo que lleva a muchos despojados a organizarse para conseguir terrenos dónde vivir.
Estamos hablando de luchas que llevaban a familias enteras a resistir años ocupaciones en terrenos de burgueses, de la Iglesia y de las universidades.

El Campamento Nueva Habana surge en 1970 cuando se trasladan ocupantes de otras tomas de Santiago: aquella de Ranquil, Elmo Catalán y Magaly Honorato.
A estos pobladores se les había prometido viviendas, y durante el Gobierno de la Unidad Popular se le cedió el terreno que ocuparon, en total unas 1500 familias, con un total de alrededor de 9.000 pobladores.

En su historia militante, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) había tenido diferentes experiencias de lucha por la liberalización de Zonas.
El ejemplo que se suele utilizar, por compromiso, demostración de lucha y constancia fue el llamado "Campamento 26 de Enero".
La experiencia tuvo un conflicto y desenlace rápido, en pocas semanas el MIR y los pobladores echaron a las compañías multinacionales y explotadoras de su zona y empezaron un autogobierno, lo que indicó al Miguel Enriquez un camino para la lucha popular.
Sobre la lucha de éste, el MIR escribió:
"El MIR entrega ayuda a quienes luchan activamente o se preparan para ellos.. Los pobladores del Campamento 26 de Enero están combatiendo por el derecho a tener techo bajo el cual vivir, con decisión ocuparon los territorios, enfrentaron al Grupo Móvil, llevan semanas de privaciones y mantienen su lucha.
Ese es el camino de los trabajadores del campo y la ciudad: LUCHAR. Pelear directamente por sus intereses, organizarse para combatir por sus derechos y no sólo pedirlo en los pasillos del Congreso o en las audiencias de los Tribunales del Trabajo... así también ayudaremos a los obreros que ocupen sus fábricas, a los campesinos que ocupen sus tierras luchando por sus intereses".
(Comunicado publicado por el diario Clarin de Chile).

Durante esa época surgieron gran variedad de Campamentos del MIR, tales como: Rigoberto Zamora (militante del MIR que murió junto al Che), Elmo Catalán, Ranquil, Magaly Honorato, Ernesto Fidel, Vietnam Heroico, Fidel Castro, Che Guevara, Casa o Muerte, Guerrillero Heroico, Lenin, Guerrillero Manuel Rodríguez, Asalto al Cuartel Moncada, Inti Peredo, Cuba.

Luego del Primer Congreso Provincial de Pobladores de carácter masivo, dónde concurrieron los representantes de más de 30.000 familias "Sin Casa", se decidió expandir la experiencia a nivel nacional.

El MIR tenía gran influencia en las tomas nacionales, sobre todo en Santiago de Chile, y aunque todavía no era hegemónico en las mismas, había creado la Jefatura Provincial Revolucionaria que coordinaba los diferentes campamentos ocupados, como también las batallas que se debían librar para seguir ocupando terrenos y armando campamentos.

Las tres tomas que dieron origen al Campamento Nueva Habana fueron movilizadas por el MIR y se dieron a principios de 1970 en terrenos de la Universidad Católica, la Universidad de Chile y la Iglesia.
Los tres campamentos estaban rodeados por alambrados y los ingresantes eran identificados por milicianos populares, que estaban en guardia constante en las rejas, por lo que ni militares ni policias podían entrar.
La zonas, a veces a metros de la ciudad, estaba completamente liberadas.

Con tomas y liberación de zonas, el MIR empezó a presionar al gobierno para la obtención de zonas más grandes para trasladar a la gente y crear campamentos únicos.
La unificación de gran cantidad de campamentos permitiría centralizar la lucha y crear grandes focos de resistencia y autogobierno.
Ante la presión, tanto de los burgueses a los que se le expropiaba los terrenos, como del MIR por su creciente peso político, el Gobierno de Eduardo Frei comenzó a debatir propuestas de terrenos propios del MIR, condición que cambió favorablemente tras el triunfo de Allende y la Unidad Popular en 1970.


En este contexto surgió el Campamento Nueva Habana.
Gran parte de los pobladores de los diferentes campamentos apoyaban a la Unidad Popular, como también el MIR, que con sus grandes críticas y sabiendo las limitaciones, aportaba a la construcción de Allende.
Fue en este Gobierno cuando el Campamento Nueva Habana se instaló completamente.
La fundación oficial del Campamento se da con la instalación de los pobladores de los tres campamentos anteriormente nombrados en los terrenos del ex fundo Los Castaño el 1 de Noviembre de 1970.


Es interesante indagar cómo se organizaba el campamento.


En un inicio, como dirá Alejandro Villalobos, quien con el tiempo se transformará en uno de los máximos líder del Campamento: "los mismos pobladores levantaron sus casas; cada poblador levantaba su casa. Se organizaron milicias para ayudarles a las compañeras o compañeros que no tenían cómo levantarla. Se organizaron milicias especiales de trabajo, es así entonces, como nace el Campamento Nueva Habana".

El primer dirigente del campamento fue Pedro "El Oso Pedro" Torres, designado provisoriamente por el MIR, hasta que los pobladores debatieran la organización que tendrían.
La organización interna del campamento fue denominada por Cofré Schmeisser como "autogobiernos" estaban integradas por las "Manzanas", el Directorio, la Jefatura y la Asamblea General .
A su vez, estaban divididos por diversos frentes de trabajo, tales como aquél de "Vigilancia", el de "Trabajadores", el de "Cultura", "Salud" y "Abastecimiento".

Para 1971 cada manzana estaba compuesta por alrededor de 64 familias.
Esto significaba que, aproximadamente, unos 400 pobladores se juntaban semanalmente para debatir los problemas internos de la propia manzana, y el campamento en general.
Cada manzana elegía un delegado por seis meses. Este debía ser mayor de 18 años, su cargo representaba el cuidado general de la manzana y representarla en el Directorio, es decir, el espacio que agrupaba a los delegados de la manzana.
Durante ese año el Directorio estaba conformado por los 23 delegados de las manzanas, por 6 de los frentes y por los 7 que integraban la Jefatura.
El directorio sesionaba dos veces por semana y analizaba la información elevada por los delegados y la jefatura.

La  Jefatura era el órgano mayor en la jerarquía, donde se atendían las cosas fundamentales del campamento.
Esta jefatura estaba integrada por siete dirigentes seleccionados por los pobladores y el cargo era de un año.
La jefatura, por su parte, se reunía una vez a la semana para debatir y proponer soluciones a los problemas a nivel macro de los pobladores.
Sin embargo, el órgano real de decisión e instancia máxima de decisión era la Asamblea General. Lógicamente esta era sólo reservada para los problemas más relevantes del campamento.

Los frentes de trabajo, por su parte, estaban compuestos por pobladores de todas las manzanas sin seguir una lógica ni criterio de composición, y también se reunían dos veces por semana.

Para el Frente de Vigilancia el MIR intentó sin éxito - por problemas que los excedían como el escaso tiempo de trabajo antes de la dictadura- imponer Tribunales Populares.
Mientras tanto, con el voto de los pobladores, se rechazó el carácter represivo de la seguridad y vigilancia burguesa y teniendo como esencia "la socialización de las decisiones, se reemplazó el castigo físico por la educación política".

La experiencia del campamento fue la auto-administración de la Justicia.
En un principio se organizaron mediante las milicias populares, que consideraron delito tanto el robo como el alcoholismo o la poca cooperación con la comunidad.
El problema de esto era que el Frente de trabajo estaba integrado por pobladores de las manzanas, que tenían, al fin y al cabo un poder igual al de policía burgués. A lo que se le sumaba que era parte de la justicia.
Para evitar la arrogancia y prepotencia de los milicianos - ya que no existían reglas claras ni normas sobre qué eran los delitos-. se creó parcialmente "Comisión de Disciplina", con el objetivo de continuar con las milicias populares pero sin caer en las desviaciones represivas.
Pronto la Comisión de Disciplina se llenó de ex milicianos por lo que debió ser también eliminado.
El MIR planteó cambiarlo, y ampliarlo, a "Frente de Vigilancia" del que Miguel Enriquez formó parte y fue responsable. Cada manzana debía elegir un delegado para el Frente, lo que otorgaba legitimidad desde las bases y un autocontrol y disciplinamiento universal.


El funcionamiento del Frente de Vigilancia puede ser entendido en base a los comentarios de un poblador que lo integraba (crónica de Depur) :
"El Frente de Vigilancia esta compuesto por 26 compañeros, pero el grupo que funciona diariamente, en la ronda, es de más o menos de 18 compañeros y el resto descansan.
O sea, nos vamos turnando.
La primera ronda se hace de 9 a 2 de la madrugada; la segunda de 2 a 4 (a.m) y la tercera de las 4 hasta las 6 de la mañana.
Al frente de Vigilancia le toca ver y cuidar todos los días desde el campamento para adentro, ese es el compromiso, para evitar robos materiales. Acá adentro, el responsable de lo que pase es la guardia.
Cada manzana tiene un subfrente de vigilancia interno. Así, casa 25 días le toca hacer guardia a un poblador, o sea, cada 25 días le toca a una manzana distinta. Y la mayoría de la población hombres y mujeres cumple esta obligación.
¿Qué sanción aplicamos? Por ejemplo, acá tenemos un caso de un compañero - es un mocoso- que era especialista en robar. Lo hemos pescado y como sanción le hemos exigido un mes de trabajos voluntarios para toda la población."


Otro de los Frentes de trabajo fue el de Cultura que tenía la tarea, lenta pero fundamental, de generar una nueva educación, una nueva cultura contrahegemónica en los pobladores de Nueva Habana.
Partamos de una base, los pobladores no tenían una cultura tan arraigada de la Propiedad Privada como el común de la sociedad.
 Esto para nada significa que no tenían sentido de lo privado, de la que es difícil, y casi imposible escapar en las condiciones actuales - y de esa época- de condiciones materiales de vida, pero no tenían una conciencia tan enajenada como la socialmente común, debido a años de desplazamientos y a una existencia en base a chapas, cartones y dormir bajo los puentes.

Al igual que el la verdadera Habana, en la Nueva Habana, los niños eran los beneficiados, se intentó poner un revés a la educación tradicional, enseñando los valores de solidaridad, justicia e igualdad de la Sociedad Socialista a construir, contrarrestándolos constantemente por el egoísmo, la injusticia y el individualismo de la sociedad que se debía eliminar.

El Frente de Cultura tuvo como objetivo "Entretener, concienciar y educar" a los pobladores.
Por primera vez en Chile, la historia se veía desde los mineros y la visión de los campamentos y los campesinos, y no desde los ricos, empresarios y explotadores.
Se editó un periódico interno llamado "El Grito del Pueblo".
El trabajo general del Frente de Cultura se dividía en muchos subfrentes, como el de teatro, educación, propaganda, etc que la hacían funcionar.

Paulo Freire, famoso pedagogo del oprimido, en su visita por el Campamento escribió: "Tuve oportunidad de pasar una noche con la dirigencia de la población Nueva Habana que... tras obtener lo que reivindicaba, sus viviendas, continuaba activa y creadora, con un sinnúmero de proyectos en el campo de la educación, salud, justicia, seguridad, y deportes. 
Visité una serie de viejos ómnibus donados por el gobierno, cuyas carrocerías, transformadas y adaptadas, se habían convertido en bonitas y arregladas escuelas que atendían a los niños de la población.
Por la noche esos ómnibus-escuela se llenaban de alfabetizandos que aprendían a leer la palabra a través de la lectura del mundo."

Como estos dos Frentes de trabajo, hubo otros, como el de Espacios Verdes y muchos más.
La experiencia de Nueva Habana es un ejemplo de lucha y aplicación de un poder del pueblo sin lugar a duda.
Tanto podemos afirmarlo, que se justifica sólo en la poca documentación que existe y en los intentos desesperados de eliminar la historia del MIR, la lucha popular y la Nueva Habana.


Conclusiones:

Nunca podríamos decir que el Poder Popular no exista, o no sea parte de nuestro objetivo, de la lucha y conquista del Socialismo.
Justamente, hemos tenido en nuestra corriente histórica, el guevarismo, harta experiencia revolucionaria y teoría sobre los diferentes tipos de poder y cómo luchar.
Una vez un compañero, hablando de ciertas corrientes políticas que unifican su consigna  y estrategia únicamente bajo la consigna de la creación del Poder Popular:
"Poder Popular, habla de una correlación de fuerza de clase que permite que en determinado momento el poder está del lado de la burguesía, y en determinado momento, en una ciudad, en una provincia, en una región,  está del otro lado.
En este momento: ¿en dónde se expresa el doble poder?.
Hubo doble poder en Rusia entre febrero y octubre de 1917, hubo doble poder en México durante la revolución mexicana en todo el año 1914 y 1915.
Y tenian doble poder porque además de los partidos,etc, tenían fuerzas militares capaces de respaldar ese doble poder.
Pero: ¿Qué se encubre detrás de estas consignas grandilocuentes y tirar tiros con la boca?
Se esconde un crudo reformismo, (...)
Algunos de estos aspectos de la construcción social (referido a cooperativas, sindicatos, organizaciones sociales) han sido elevados a estrategia de poder para transformar la Sociedad".


Esto es simplemente un aporte a un extenso debate, ojala algún día lo podamos tomar nuevamente, en otras condiciones, con otras necesidades. 

Bibliografía:
1) CAVIASCA, Guillermo, Poder, poder popular y Hegemonia: hipótesis para el debate. Cooperativa Gráfica El Río Suena (graficaelriosuena@gmail.com), 2011.
2) COFRÉ SCHMEISSER, Boris, Historia de los pobladores del campamento Nueva La Habana durante la Unidad Popular (1970-1973). Universidad ARCIS, Santiago de Chile, Mayo, 2007.

3) ENRIQUEZ, MIGUEL Algunos antecedentes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria. 1965/1971, Marzo 1971
4)ENRIQUEZ, Miguel, El poder popular y los comandos de trabajadores, Diciembre 1972.
5) FREIRE Paulo, Pedagogia de la esperanza, Ediciones Siglo XXI, 1992.
6) MOULIAN Tomás, Chile actual: Anatomia de un mito, Colección escafandra, LOM ediciones, Santiago de Chile 2002.
7) SANTUCHO, Mario Roberto, Poder burgués y poder revolucionario. A FORMAR FILAS, editora guevarista (http://www.aformarfilas.com.ar/)


Documental

No hay comentarios:

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails