29 oct. 2012

Dear Wendy - Thomas Vinterberg (2004)

Si bien Thomas Vinterberg se alejó de una de sus creaciones cinematográficas - el grupo Dogma '95- y se lanzó a redescubrir el cine, sus películas siguen siendo una maravilla.
Dear Wendy es una producción de Dinamarca y Francia, que transcurre en Estados Unidos.
Con la participación actoral de Jaimie Bell y Allison Pill, y cuenta con el magnífico guión de Lars von Trier (Los Idiotas).

¿Cuál es el poder de atracción de las armas? ¿Cómo una pistola logra generar ese fetiche sobre su materialidad?
¿Es el arma el poder? ¿O el poder el arma? ¿Hasta dónde la impunidad y la seguridad pueded ser otorgada por estas?
Dear Wendy retrata la vida de Dick Dandilion y un grupo de marginados en el pueblo minero de Esther-Slope.
La película se inicia con Dick escribiendo una carta, a Wendy, contando su versión de las cosas, y explicando por qué no pueden estar más juntos.

 En una ciudad donde el único futuro posible era trabajar en la mina, y esto no aseguraba futuro alguno, Dick no quería ser esclavo de nadie, por lo que reniega del futuro que le tocaba.
Su criada, Clarabelle, le inculcó durante toda su infancia el pacifismo y un deseo rotundo de cambiar el mundo.
Para el cumpleaños del sobrino de la misma compró un arma en una jugueteria, pensando que era de juguete, pensaba regalársela a Sebastián, festejo al que estaba obligado a ir.
Con la sensación del arma en el bolsillo, comienza a preguntarse por qué debía darsela a otra persona siendo él un pacifista, es decir, estando en contra de las mismas. Con el paso de los minutos, comienza a enamorarse de la sensación, de la sensualidad del mango de la pistola y su cañon.

Un compañero suyo de trabajo, Steve, silencioso y casi mudo, le regala una bala, y le enseña a disparar.
Al tirar el primer disparo siente una sensación orgásmica como una epifanía por todo su cuerpo, que lo lleva a juntar a los marginales del pueblo para portar armas.
Los "Dandies", nombre que le ponen al grupo, comienzan a juntarse en una mina abandonada a la que llama "El Templo" bajo una única regla: No sacar el arma en público.

Pronto se darán cuenta que esto es muy dificil, y que, tarde o temprano, la verdadera naturaleza asesina del revolver los consumiría.

No hay comentarios:

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails