24 ago. 2012

Ser Inhumano

Seguimos dando la batalla eterna: entre la vida y la muerte,
dialéctica, oposición, superposición.

Toda la mierda del bien y el mal, la verdad o la mentira, dios, diablo, ángeles, amores y odios.

Que las voces no comenten ésto, que las voces no se enteren lo otro.
Homosexuales y retardados escondidos en el clóset, obligados a taparse los ojos, la cara y la boca.

La familia, las amistades, los vecinos, una imagen que construir, una reputación que cuidar.

Días enteros de conversaciones banales, donde todos hablan pero nadie quiere oír, donde a nadie le interesa lo que el otro tiene para decir.

Todo se resume en la batalla del hombre por negar su naturaleza, por negar ser animal e intentar ser diferente.

Luchamos contra el instinto, lo callamos.
Nos avergüenza, nos condiciona.

Pero al fin y al cabo, es lo que nos hace estar vivos en una jungla modernizada, en la que se derribó lo verde para reemplazarse con un gris cemento.

Por eso es que cada tanto, escondidos en un baño de algún mugroso bar, bajo algún arbusto solitario o en la oscuridad de una habitación, dejamos salir a ese animal y somos nosotros mismos, esos seres vivos, salvajes, instintivos, libres y, por fin, al menos por un rato sentimos.

Juan Agustín Maraggi

No hay comentarios:

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails