12 jul. 2012

Shameless UK


"Cuando eres un Gallagher
te sientes más mierda que la mierda.
Pero si lo piensas, la mierda es parte de la vida.
No hay nada en especial acerca, de ser parte de nuestra familia.
¿Que es realmente especial
acerca de ser un Gallagher?"

Siguiendo la lógica de lo citado ¿Qué tienen de especial los Gallagher?, para ser más exactos: ¿Qué tiene de especial Shameless como para llevar 9 años en la pantalla inglesa, en nuestras computadoras, y tener un reciente - pero diferente- remake yankee?.
En una televisión hecha mera y exclusivamente para la clase media, para reflejar el punto de vista de la misma y extenderlo al total de la población es difícil encontrar series que reflejen la vida de los más humildes, y por lo tanto, los que más reciben el peso de éste sistema.
Generalmente, cuando prendemos la televisión, las series tratan sobre personas de mucha plata, de estanciero para arriba.
Si nos detenemos un segundo y prestamos atención, siempre vamos a encontrar la familia rica, o de clase media alta como sujeto principal, y una familia trabajadora, oprimida como entorno de la misma, secundaria, o a veces ni siquiera eso.


Shameless nos retrata la vida de una familia de Chatsworth Estate, Machester,  Tan simple como eso, la vida de una familia de clase baja.
Es por eso mismo que causa tanto revuelo, porque no vemos a los Inglesitos que nos enseñaron ni mostraron.
No vemos a las Maddame tomando te, ni a los finos y elegantes hombres.
Vemos, por otra parte, a la gran mayoría de los ingleses:  la clase obrera, sus dramas, sus conflictos y cómo son sus vivencias.
No vemos a los abogados, detectives privados, policias de ley, vemos a los tranzas, a los buscas, los borrachos y la poesía callejera en su máximo esplendor.
Shameless es, en su totalidad, una obra de arte, escenarios reales, diálogos que parecen tan ocurrentes que no parecen escritos y personajes que se autocrean con constancia.
Éstos, ya sean los 6 hijos (son ocho los hijos de Frank Gallagher pero dos son recién bebes), los vecinos, los novios ocasionales, los amigos, todos y cada uno de los personajes encierran dentro de sí un mundo por explorar.
Tanto es así que su creador, Paul Abbot, intercambia el rol principal de los mismos con tal impunidad que a cualquier guionista le daría asco.
Pero a la larga, al ver la serie, le otorga la magia de conocer a cada uno a fondo, se puede matar, mandar de viaje, que se eche a la fuga a todos los personajes (yo no lo haría con Frank por ser el alma del trama) que la serie sigue teniendo miles de asuntos que explotar.
Frank, padre despreocupado, alcohólico empedernido, sólo se jacta de haberles enseñado a sus hijos a pensar por sí solos. Es un hombre común, como todos, la vida le pasas, y él está ahí, recibiendo las palizas.
Entre sufrimiento y alcohol, es quien siempre sorprende con sus pensamientos, por ejemplo, hablando del matrimonio "Todos estos años, son sólo un papel. No puedes (hace que lo arruga y lo tira), el matrimonio es un estado solemne en el que entran un hombre y una mujer. Un estado, ¡SI! para el puto Estado. Es sólo una tuerca del sistema.
Y encima todo ésto cuesta una fortuna, hace que el sistema se sostenga, es una industriam, el clásico: "Acepto"... ¡Perdiste! Y todo el palabrerio" (y entra a la licoreria)
Shameless es una serie de culto que cuesta bastante encontrar, y a veces digerir. Es una serie que habla de drogas, habla de sexo, habla de alcohol, si, habla de todo eso... pero por detrás está hablando de opresión, injusticia, de la vida y cómo vivirla.
En conclusión, Shameless es una poesía, diabólica y a veces repugnante, pero poesía en fin.


No hay comentarios:

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails