14 jun. 2012

Teófilo Stevenson y lo que los medios olvidan:


A los medios de comunicación suele llamarles mucho la atención las noticias que llegan desde los centros informáticos estadounidenses sobre la isla.
En el mundo existen matanzas cotidianas, explotación infantil, esclavitud y trata de mujeres, invasiones militares constantes, muertes evitables de salud, pero por algún motivo – que no desconocemos-  Cuba siempre tiene parte de la primera plana.
En el Chaco abortaron la instalación de bases del Comando Sur, pero para los medios Argentinos, ni siquiera intentaron instalarlas. Por otro lado, si a Estados Unidos se le ocurre decir algo sobre Cuba, en seguida caerán sobre la dignidad del pueblo cubano miles de prejuzgamientos e intentos de aniquilarlo con la palabra.
No es sorpresa, entonces, que para la conciencia del pueblo Cuba sea una dictadura, cuando el peso completo de las instituciones desde nuestro nacimiento nos desprestigian y mutilan cada idea, noticia y pensamiento sobre la isla.



En el día de ayer falleció a los 60 años el cubano Teófilo Stevenson, el segundo boxeador en la historia en obtener el triple campeón olímpico en su disciplina.
Los medios lo recuerdan como un campéon, pero olvidan la fidelidad revolucionaria de Stevenson, que lo llevó a rechazar amplias ofertas monetarias para desertar.
En su primer round en los juegos olímpicos, Stevenson derrotó en pocos segundos al polaco Ludwik Denderys poniéndolo como el centro de la atención del boxeo mundial y con éste comenzaron también las propuestas para desertar de cuba.
Las propuestas que se le hicieron se dice que llegaron a los millones, para que deje el boxeo amateur y se dedique al profesional, escapándose de la isla.
La respuesta del campeón siempre fue “Prefiero el cariño de ocho millones de cubanos. Y no cambiaría mi pedazo de Cuba ni por todo el dinero que me puedan ofrecer”. 
Muhammad Ali incluso quiso despedirse de su carrera profesional en un ring con Stevenson, al que Fidel y el boxeador se negaron para no perder la categoría amateur del cubano.
Hoy recordamos a Stevenson por ser un revolucionario ante todo, y amar a su pueblo por sobre los dólares, por decidir cambiar una vida de lujos por un retiro humilde, traslucido en la continuidad de la militancia por un país más justo.
Como dice Ricardo Estrada, amigo de Stevenson; “De Teófilo tengo el más grande de todos los recuerdos, lo conozco desde la juventud más tierna, hasta que se convirtió en lo que es: un símbolo del deporte, la limpieza, la honestidad, los principios, la fidelidad extraordinaria a la revolución, al comandante y a nuestro país, y a todas las causas justas. […] Algún  día, las generaciones posteriores podrán conocer en toda su tamaña dirección quién fue Teófilo Stevenson y creo que la mejor forma de recordar a teófilo es tener una actitud extraordinaria en las próximas olimpíadas, que quede su legado para la historia”

http://youtu.be/vIi3RvXV1ZY

No hay comentarios:

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails