27 jul. 2010

Peter Watkins- La commune (2001)

La commune nos sumerge en la lucha de la comuna de París encasillada en un barrio proletariado llamado Distrito XI que combate directamente contra la Guardia Nacional, por la defensa de sus derechos, la libertad, igualdad y fraternidad.

Es cómo un pueblo se subleva ante la inmoralidad de un sistema corrupto que planea acribillar a sus propia gente.

Ante la constante falsedad de los medios burgueses de información, los integrantes del barrio crean la TV Comunal, en donde se defiende la soberanía de la Comuna y su ideología mostrando directamente el otro lado de la insurrección. Los encargados de llevarla acabo son dos habitantes del barrio proletariado llamados Gérard Bourlet y Blanche Capellier que ya en su presentación desmienten ser periodistas para pasar a llamarse "Ciudadano".

La película está documentada excelentemente con datos históricos precisos y válidos, muchas veces se torna un poco vueltera debido a sus casi 6 horas de duración (recomendación verla de a poco, de a una hora como si fuera una serie) pero sin embargo mantiene ese toque que sólo Peter Watkins sabe darle a los "Falsos documentales".
Ante la pregunta estratégica planteada por el autor a través de sus personajes a un soldado de la Guardia Nacional que se ha rebelado ante su autoridad para servir a la Comuna de qué necesitan para triunfar o para seguir con la revolución éste responde textualmente:

"No pediremos nada a los ricos. Tenemos armas, y nadie va a quitárnoslas. Somos el pueblo en armas. Vamos a tomar, vamos a ocupar. No vamos a suplicar reformas, ni a Thiers ni a nadie. Lo de hoy es una revolución. Hace mucho que esperábamos: Pero hoy tenemos las armas para coger lo que es nuestro"
. Ante la misma respuesta una mujer, algo tímida que se escondía tras un grupo de mujeres gritando como demonios responde: "El fin de la esclavitud y de la explotación. ¡Ya basta! Nos tratan peor que a bestias, esto se tiene que acabar. Dignidad para hombres y mujeres. Las mujeres no contamos, necesitamos dignidad."

El contraste entre el proletariado y la burguesía está impregnado en toda la película, mostrando los valores de unos y otros, aunque acarreando la simpatía hacía el explotado insurrecto creando cierto asco en el espectador ante la burguesía conservadora.
En definitiva, una película para ver, filmada en nada más que 13 días en una fábrica abandonada en las afueras de París, una verdadera obra de arte.


Nota: Conseguir esta película original es casi imposible, sobre todo en Argentina, la única manera de verla es la descarga mediante Emule

2 comentarios:

La Toma dijo...

me vienen otros títulos a al memoria "Germinal" y "El creyente" recomendables

Gaviotas Blindadas dijo...

No las v i, las agrego a mi lista de pelicula a ver.

Artículos Relacionados

Related Posts with Thumbnails